Hasta las ideas más optimistas toman un coche fúnebre para pasear por mi cerebro.