El sarcasmo es el cuñado feo del enojo.