Subconscientemente, sabemos que la casualidad no existe.